Hurricane Irene Lashes Dominican Republic North Coast Now Puerto Rico Up To United States! El Huracan Irene Fortalecio Sus Vientos En Republica Dominicana Ahora Tiene A Estados Unidos En La Mira! Click here>

by gmnpro


(ENGLISH)
Santo Domingo.- Hurricane Irene, 80kms NNW of Puerto Plata, remains a category 2 hurricane and is moving north-northwestwards with sustained maximum wind speeds of 160kph. A hurricane warning means that in 36 hours or less, at least two of the three effects associated with Hurricane Irene – strong winds, high tides and heavy rains – may occur in the areas under alert.

This morning the Puerto Plata authorities reported that more than 100 families have been moved from the neighborhoods of Aguas Negras and Playas del Oeste, because their homes are at risk from the strong sea wave activity.

The Civil Defense, together with members of the Armed Forces has been taking people to stay with friends and family or improvised shelters.

Some 14 houses in these areas have been destroyed by the sea. Heavy rains and strong winds continue to affect the area.

Maximum wind speed has been registered at 160kph with stronger gusts, and it is likely that this will increase in the next 24 hours.

Storm force winds, and in some cases hurricane force winds are forecast for the provinces of Montecristi, Valverde Mao, Santiago Rodríguez, San Juan de la Maguana, Santiago, La Vega, Monseñor Nouel, Puerto Plata, Espaillat, Maria Trinidad Sánchez, Samaná, Hato Mayor and Monte Plata. Puerto Plata reported sustained wind speeds of 93kph.

Maritime conditions in all coastal areas remain perilous while Irene moves north-northwestwards, and the Emergency Operations Center (COE) is advising all craft to stay in port.

Coastal flooding risk warnings are in place for residents in low-lying coastal areas on the north and northeast coast like Nagua, Río San Juan and Cabrera.

The forecast for the National District and Santo Domingo North, East and West is torrential rains and wind gusts.

(ESPANOL)
MIAMI, Florida – El huracán Irene se fortaleció durante la madrugada del martes y reforzó sus vientos a unas 100 mph (160 km/h), para convertirse en un poderoso ciclón de Categoría 2, al tiempo que se ubicaba al este de la República Dominicana, informó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC).

La entidad meteorológica estadounidense advirtió que Irene continuaría fortaleciéndose hasta convertirse en un huracán de categoría mayor, para luego arremeter su furia en algún punto de la costa Este de Estados Unidos.

El huracán, el martes a las 8 a.m. Este, tendría su centro de circulación a unas 55 millas (90 kilómetros) al noreste de Puerto Plata, en República Dominicana, y durante toda la noche golpeó la costa norte de la isla Hispaniola, que comparte con Haití.

“El centro de Irene se moverá apenas hacia el norte de República Dominicana y Haití cerca o sobre las islas Turcos y Caicos y el sureste de las Bahamas el martes y las Bahamas centrales temprano el miércoles”, explicó el Centro Nacional de Huracanes, desde su sede en Miami.

Los vientos sostenidos máximos aumentaron a cerca de 100 mph (160 km/h) con ráfagas más fuertes. Irene es un huracán Categoría 2 en la escala Saffir-Simpson (con máximo de cinco niveles). Su trayectoria actual lo colocaría tocando tierra en algún punto de las Calorinas, tan pronto como este sábado.

Se desplaza en dirección el oeste-noroeste a razón de 10 mph (17 km/h) y en esta trayectoria el vórtice de Irene se moverá al norte de República Dominicana y Haití, para luego seguir hacia las islas Turcos y Caicos.

Por eso los meteorólogos informaron que se han emitido avisos de inundaciones repentinas para el norte de La Española, el sureste de Bahamas y Turcos y Caicos.

El meteorólogo Kim Brabander, del Centro Nacional de Huracanes, aclaró que Irene, que se convirtió el lunes en huracán en la costa norte de Puerto Rico, “quizás alcance categoría 3 cuando se aproxime a las costas de Estados Unidos”.

El huracán Irene es el primero de la temporada de ciclones del Atlántico, y luego de azotar la región del Caribe con intensas lluvias y fuertes vientos, causó algunas inundaciones y dejó al menos a un millón de personas sin electricidad, mayormente en Puerto Rico y las Islas Vírgenes.

Brabander explicó que en el pronóstico de computadora a cinco días la ubicación del huracán se movió ligeramente hacia el este, pero todavía se le coloca en Bahamas con un desplazamiento paralelo a la costa este de Florida.

“Se sentirán fuertes vientos aquí y todavía existe el riesgo de que toque tierra en la costa sureste de Florida, según un par de modelos que proyectan que se acerque a esta zona el jueves, pero el consenso de los modelos indica que se mantendrá frente a la costa”, dijo el meteorólogo.

El Centro Nacional de Huracanes ha recomendado a los residentes de Florida, Georgia, Carolina del Sur y Carolina del Norte, en Estados Unidos, a prepararse ante el posible paso de Irene.

Las autoridades estadounidenses también han pedido a las personas mantenerse vigilantes del paso del huracán y tomar todas las precauciones.

Los residentes en el sur de Florida ya han comenzado a prepararse y muchos de ellos están adquiriendo alimentos no perecederos, linternas, agua, medicinas y otros productos.

Si Irene toca tierra en el sureste de Estados Unidos, sería la primera vez que un huracán impacta a este país desde el 2008 cuando el ciclón Ike se abalanzó sobre Galveston, en Texas, como Categoría 2, informó el meteorólogo Michael Formosa, también del Centro Nacional de Huracanes.

El avance de Irene hacia Haití preocupa a los meteorólogos porque esa nación aún no se ha recuperado de la devastación ocasionada por un terremoto en 2010 y todavía hay personas que permanecen en tiendas en campamentos.

Puerto Rico intentaba recuperar parte de su electricidad y suministro de agua potable para miles de familias que sufrieron los daños del huracán Irene, el primero de la temporada del Atlántico 2011, que se refuerza en su ruta a la Hispaniola y Bahamas.

WASHINGTON – La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), una entidad del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, anunció el martes que asistencia federal por desastre está disponible para Puerto Rico para complementar los esfuerzos de recuperación en el área impactada por el Huracán Irene.

La acción del presidente Barack Obama autoriza a FEMA a coordinar todas las labores de ayuda por desastre que tienen el propósito de aliviar las penurias y el sufrimiento causados por la emergencia en la población local y proveer la asistencia adecuada para las medidas de emergencia requeridas.

El propósito de la intervensión de FEMA, explicó la agencia en un comunicado, es de salvar vidas y proteger la propiedad, seguridad y salud pública para alivianar o prevenir la amenaza de una catástrofe en todos los 78 municipios en el Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

Específicamente, FEMA está autorizado para identificar, movilizar y proveer a su discreción, el equipo y los recursos necesarios para aliviar los impactos de la emergencia. Se proveerán medidas de protección en emergencias, limitado a asistencia federal directa, con un 75 por ciento de fondos federales.

Justo Hernández ha sido la persona asignada como el Coordinador Federal a cargo de las funciones de recuperación en el área afectada.

En busca de la normalidad

Puerto Rico intentaba el martes recuperar parte de su electricidad y suministro de agua potable para miles de familias que sufrieron los daños del huracán Irene, el primero de la temporada del Atlántico 2011, que se refuerza en su ruta a la Hispaniola y Bahamas.

Aunque Irene estaba al noroeste de República Dominicana, lejos de Puerto Rico, en la isla caribeña se seguían sintiendo los coletazos del ciclón, con lluvia y algunos vientos.

Cerca de 800 mil familias continuaban sin energía eléctrica, 118 mil sin suministro de agua y unas 600 personas se resguardaron en refugios debido a las inundaciones que dejaron caer entre siete y 10 pulgadas de lluvia, informó el subdirector del Servicio Nacional de Meteorología (SNM) Rafael Mujica.

Irene se convirtió en huracán a su paso por Puerto Rico la madrugada del lunes, cuando los 3.8 millones de habitantes de la isla caribeña sintieron el primer huracán en 13 años -desde que arrasó George-.

De acuerdo a las autoridades de la compañía eléctrica, el servicio se restableció al 39 por ciento de los abonados.

“Todavía llueve. Estamos intentando volver a la normalidad y restablecer los servicios”, dijo el gobernador Luis Fortuño al agregar que por tratarse de un trabajo humano, en las condiciones actuales existen retrasos.

El martes, cuando empezaban oficialmente las clases en los centros educativos tras las vacaciones de verano, se mantendrán suspendidas las actividades en todos los colegios, aunque en la Universidad Pública de Puerto Rico “se reanudarán parcialmente las clases”, dijo Fortuño.

El gobernador anunció que decretará el estado de emergencia para que se movilicen las ayudas de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias estadounidense (FEMA).

En la isla se cambió el alerta de huracán por tormenta tropical, fenómeno que seguirá provocando en las próximas horas ráfagas de vientos y lluvias torrenciales como las que ya derribaron árboles y causaron inundaciones en zonas residenciales cercanas a ríos.

Leave a Reply

power traders press